Criterios interpretativos del Departamento de Gestión Tributaria en relación a la Deducción por vivienda en caso de divorcio o fallecimiento posterior a la Ley 16/2012, de 27 de diciembre

13 de junio de 2016

¿Si muere uno de los cónyuges propietarios de la vivienda habitual y el otro adquiere mortis-causa el 50% restante con posterioridad al 01/01/2013, se puede aplicar la Deducción en vivienda?

Con efectos de 1 de enero de 2013, la Ley 16/2012, de 27 de diciembre, por la que se adoptan diversas medidas tributarias dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y el impulso de la actividad económica (BOE 28 de diciembre), ha suprimido el apartado 1 del artículo 68 de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobada por la Ley 35/2006, de 28 de noviembre (BOE de 29 de noviembre), en adelante LIRPF, que regulaba la deducción por inversión en vivienda habitual, quedando ésta, por tanto, suprimida.

Sin embargo, la mencionada Ley 16/2012 ha añadido una disposición transitoria Decimoctava en la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (LIRPF) que regula un régimen transitorio que permite practicar esta deducción a aquellos contribuyentes que cumplan determinados requisitos.

Del contenido de la Disposición Transitoria Decimoctava de la LIRPF se desprende que a partir del 1 de enero de 2013 se suprime la deducción por inversión en vivienda habitual para todos los contribuyentes, sin embargo, se introduce un régimen transitorio para, entre otros, aquellos contribuyentes que hayan adquirido jurídicamente su vivienda habitual con anterioridad a 1 de enero de 2013, que podrán seguir aplicando esta deducción; igualmente, podrán seguir aplicándola aquellos que hubieran satisfecho cantidades para la construcción de su vivienda habitual con anterioridad a 1 de enero de 2013.

Ahora bien, al respecto se debe tener en cuenta que para acceder a este régimen transitorio será necesario, además, que el contribuyente haya practicado la deducción por inversión en vivienda habitual en relación con las cantidades satisfechas por la adquisición de esta vivienda en un período impositivo devengado con anterioridad a 1 de enero 2013.

La resolución del Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) establece una excepción para poder aplicar la deducción en vivienda, para el caso en que no se esté en posesión del pleno dominio de la propiedad. Es decir, usufructuario o nudo propietario que antes de esta resolución no podía aplicar la deducción por adquisición de vivienda, podrá aplicar la deducción si se produce por adquisición mortis-causa y cumple el resto de requisitos que establece la Disposición transitoria Decimoctava de la LIRPF. En el caso de desmembración del dominio por fallecimiento de uno de los cónyuges, establece que:

"De acuerdo con la resolución del Tribunal Económico- Administrativo Central, de fecha 8 de mayo de 2014, dictada en unificación de criterio, sí se reconoce el derecho de aplicar la deducción por inversión en vivienda habitual tratándose de supuestos en los que la vivienda habitual se adquirió originalmente en plena propiedad por los cónyuges en proindiviso o para la sociedad conyugal, y, constituyendo aquella la vivienda habitual de ambos y de sus hijos menores, sobrevenga la desmembración del dominio, no voluntariamente sino por la muerte de uno de los cónyuges, y la vivienda siga constituyendo la residencia habitual de la unidad familiar ... "

A partir del ejercicio 2013, inclusive, el contribuyente mantendrá el derecho a practicar la deducción en los mismos términos que tenía a 31 de diciembre de 2012, siempre que por tales derechos hubiera practicado la deducción en el ejercicio 2012 o en otro precedente.

Por lo tanto, teniendo en cuenta la resolución del TEAC y el criterio de Tributos, parece claro que, en el caso de que la desmembración del dominio se produzca a partir del 01/01/2013, no procede la aplicación de la deducción de la vivienda habitual por el usufructo o nuda propiedad adquirido en esta fecha, por no cumplirse los requisitos de la Disposición Transitoria Decimoctava por estos derechos.

Otro supuesto que puede generar dudas es en el caso de divorcio. Por ejemplo, si se adquiere con posterioridad a 31 de diciembre de 2012, mediante adjudicación por extinción de condominio en un proceso de divorcio, un porcentaje de propiedad de la vivienda de la que un contribuyente, desde antes de 2013, ya era propietario en proindiviso y venía practicando la deducción por inversión en vivienda habitual.

En el artículo 33 de la LIRPF, a efectos de definir el concepto de ganancia patrimonial, establece que:

"Se entenderá que no existe alteración en la composición del patrimonio...:

b) En la extinción del Régimen de participación en las ganancias o en el Régimen económico matrimonial de partición ...

Los supuestos a que se refiere este apartado no podrán dar lugar, en ningún caso, a la actualización de los valores de los bienes o derechos recibidos. "

 

Así pues, el Departamento de Gestión Tributaria, con carácter provisional, considera que el contribuyente no tiene derecho a aplicar la deducción por vivienda por el 50% adquirido por disolución del proindiviso por no cumplir los requisitos que establece la DT decimoctava de la LIRPF. Por lo tanto, en ningún caso podrá practicar la deducción por inversión en vivienda habitual por las cantidades que satisfaga por cualquier concepto -reducciones de la carga hipotecaria u otro motivo- relacionadas con la parte indivisa de propiedad que adquiere dado que esta adquisición se habrá producido con posterioridad a 31 de diciembre de 2012.

Se debe subrayar que este criterio tiene carácter provisional en tanto que la Dirección General de Tributos no emita nueva consulta al respecto, entendiendo en este momento que sobre estos supuestos procede aplicar los criterios expresados.

Arfe Arderiu Consultors

  Muralla del Carme, 17-23, 1r (Ed. Can Jorba),
Manresa, 08241, (Barcelona)

  93 872 32 22

  93 872 67 62

Localización

Newsletter

Condiciones legales